Silva asonante

 

La silva asonante o asonantada,  que se empezó a cultivar en el siglo XIX, también es llamada silva romance o arromanzada. Es una variante de la silva clásica, que, por su parte, es un tipo de estrofa procedente de Italia y adoptada durante el Renacimiento ( Ver ejemplo de silva clásica )

Definición de silva asonantada

Está compuesta de versos endecasílabos y heptasílabos -al igual que la silva clásica- en una serie indefinida.
El poeta tiene libertad para hacer 40,80,200 o los versos que quiera. Tiene libertad para combinar los versos de 7 y de 11 en el ordenque quiera.
La diferencia con la silva estándar consiste en que en la silva asonante riman los versos pares en asonante y los impares quedan sueltos (como en el romance).
Por ejemplo, esta sería una de las muchísimas combinaciones posibles:

7 –
11 A
11-
7 a
7 –
11A
7-
7 a
(… etc).

Ejemplos de silva romance

ANTONIO MACHADO
A JOSÉ MARÍA PALACIO

El Moncayo o San Miguel .

Palacio, buen amigo, –
¿está la primavera a
vistiendo ya las ramas de los chopos
del río y los caminos? En la estepa A
del alto Duero, Primavera tarda,
¡pero es tan bella y dulce cuando llega!… A
¿Tienen los viejos olmos
algunas hojas nuevas? a
Aún las acacias estarán desnudas
y nevados los montes de las sierras. A
¡Oh mole del Moncayo blanca y rosa,
allí, en el cielo de Aragón, tan bella!
¿Hay zarzas florecidas
entre las grises peñas,
y blancas margaritas
entre la fina hierba?
Por esos campanarios
ya habrán ido llegando las cigüeñas.
Habrá trigales verdes,
y mulas pardas en las sementeras,
y labriegos que siembran los tardíos
con las lluvias de abril. Ya las abejas
libarán del tomillo y el romero.
¿Hay ciruelos en flor? ¿Quedan violetas?
Furtivos cazadores, los reclamos
de la perdiz bajo las capas luengas,
no faltaán. Palacio, buen amigo,
¿tienen ya ruiseñores las riberas?
Con los primeros lirios
y las primeras rosas de las huertas,
en una tarde azul, sube al Espino,
al alto Espino donde está su tierra…

Otro ejemplo de silva asonante

(ANTONIO MACHADO)


Caminos

¿Eres tú, Guadarrama, viejo amigo, –
la sierra gris y blanca, a
la sierra de mis tardes madrileñas –
que yo ve?a en el azul pintada? A
Por tus barrancos hondos –
y por tus cumbres agrias,? a
mil Guadarramas y mil soles vienen –
cabalgando conmigo, a tus entrañas. A